Home Compra Inventir en un estanco

Invertir en un Estanco

Hasta hace poco la gente consideraba que conseguir un estanco era la panacea. Después de las leyes de sanidad y las restricciones en el consumo de tabaco, muchos han pasado, como es habitual al otro extremo. En realidad, el estanco no es ni fue, ni una cosa ni la otra. La bajada en el consumo se compensa con el incremento en los precios. Baja el numero de cajetillas vendidas pero a su vez estas son más caras. Los grandes distribuidores minoristas siguen peleando por vender tabaco. Las gasolineras, encabezadas por REPSOL o las tiendas de conveniencia lideradas por los OPENCOR de EL CORTE INGLÉS han conseguido que el legislador modifique la Ley y les permita vender tabaco. Tabaco que por supuesto deben comprar en los estancos que ostentan el monopolio minorísta.

Esa es finalmente la clave, el monopolio minorista. El estanco no es una mina de oro, pero si es un negocio protegido de la competencia de grandes cadenas o comercios low cost. El precio del tabaco está regulado. El numero de estancos limitado. La unidad de imagen les permite operar como una franquicia. Por ello, la inversión tiene menos riesgos que la mayoría de los otros comercios.